• jue. May 19th, 2022

La UE apuntala el camino hacia el cargador universal para todos los teléfonos móviles

porJuan de los Santos

Abr 22, 2022

La medida, que cuenta con una férrea oposición de Apple, prevé ahorrar a los consumidores europeos 250 millones de euros anuales.

Durante la última década, el número de cargadores móviles ha pasado de treinta a tres. Ahora, la Unión Europea da un paso más para establecer un cargador único para todos los dispositivos electrónicos. Con esta medida, la Comisión Europea busca alcanzar el doble objetivo de “reducir de un tirón la frustración de los consumidores y los residuos electrónicos”. Una misión que lleva cocinándose en la capital comunitaria desde 2009, pero que no ha salido a la luz con anterioridad en buena parte por las resistencias del sector.

Los europeos poseen, de media, tres cargadores de teléfonos móviles, pero utilizan de forma habitual un máximo de dos. A pesar de ello, el 38% reconoce haber experimentado problemas con cargadores incompatibles para sus teléfonos móviles. La idea es establecer un cargador estándar que evite que los cargadores incompatibles se amontonen en los cajones de los ciudadanos europeos durante años. Se tratará de un USB de tipo C que armonice los puertos de carga para todos los aparatos pequeños y medianos como teléfonos, tablets, auriculares, altavoces portátiles o cámaras digitales, independientemente de cuál sea su fabricante. Entre las pocas excepciones se encuentran aquellos artículos más pequeños como los relojes inteligentes o los rastreadores de salud.

La iniciativa legislativa, que la Comisión Europea presentó el pasado septiembre, emana de una estrategia europea más amplia que busca poner el foco en la economía sostenible y en la vida útil de los aparatos electrónicos. La huella verde se encuentra en el corazón de buena parte de las políticas y normativas cocinadas en Bruselas durante esta legislatura. La transición ecológica es una de las banderas de la actual legislatura que preside Ursula von der Leyen y que tiene como gran meta convertir a Europa en el primer continente neutralmente climático a mitad de siglo.