• Tue. Feb 27th, 2024

    Los ciudadanos tienen el derecho de manifestarse, ya sea en línea o en la calle

    ByPhillips Valdez

    Nov 11, 2023
    Los ciudadanos tienen el derecho de manifestarse, ya sea en línea o en la calle

    En el año 1976, tras la muerte de Franco y con Juan Carlos I como Jefe del Estado, los sindicatos de izquierdas deseaban celebrar el primero de mayo sin la presencia del dictador. Sin embargo, el vicepresidente y ministro de Gobernación, Fraga, prohibió cualquier tipo de manifestación en las calles. Fue entonces cuando pronunció la famosa frase “la calle es mía”, generando descontento entre los ciudadanos.

    En una interpelación a Mariano Rajoy, líder de la oposición en aquel entonces, la frase de Fraga fue tildada de “franquista”, a pesar de que Franco ya había fallecido y Fraga se encontraba en un gobierno nombrado por Juan Carlos I. Se cuestionó si no hubiera sido más adecuado denominarla como “frase fraguista”. Sin embargo, en la actualidad, es el propio Pedro Sánchez quien muestra comportamientos similares, tratando a los ciudadanos que se manifiestan en contra de su gobierno como si fueran parte de una conspiración judeo-masónica-liberal.

    Es importante recordar que los ciudadanos tienen el derecho de manifestarse, ya sea en línea o en la calle. El Estado representa al pueblo y, por lo tanto, debe escuchar y tener en cuenta sus propuestas. La calle no pertenece a ningún político en particular, sino al conjunto de la sociedad.

    Es fundamental asegurar que exista un espacio para el diálogo y el intercambio de ideas en una sociedad democrática. La diversidad de opiniones enriquece el debate y fortalece la toma de decisiones. Prohibir manifestaciones y tratar a los manifestantes como enemigos es contraproducente y va en contra de los valores democráticos.

    En lugar de censurar y desacreditar a aquellos que ejercen su derecho a manifestarse, es necesario escuchar sus preocupaciones y buscar soluciones a los problemas comunes. La democracia se construye con la participación activa de todos los ciudadanos, y las manifestaciones pacíficas son una forma legítima de expresión.

    En resumen, los ciudadanos tienen el derecho de manifestarse tanto en línea como en las calles. Afirmar que “la calle es mía” es negar este derecho fundamental y contradice los principios democráticos. Es importante recordar que el Estado representa al pueblo y debe escuchar y considerar las propuestas de sus ciudadanos. La diversidad de opiniones enriquece la sociedad y fortalece la democracia.